Páginas relacionadas

Gammagrafía ósea

¿Qué es una gammagrafía ósea?

La gammagrafía ósea es una prueba de diagnóstico por imagen que se usa para observar el esqueleto. Se realiza para encontrar áreas de alteraciones físicas y químicas en el hueso. La gammagrafía ósea también puede utilizarse para ver si el tratamiento de determinadas afecciones está funcionando.

La gammagrafía ósea es un tipo de procedimiento radiológico de medicina nuclear. Esto significa que se utiliza una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva durante la exploración para ayudar a examinar los huesos. La sustancia radiactiva se denomina radionúclido o trazador radiactivo. Puede estar aumentado o disminuido en zonas anormales del hueso.

El radionúclido emite un tipo de radiación, llamada radiación gamma. La radiación gamma es detectada por un escáner. El escáner utiliza la información para hacer una imagen de los huesos.

Las zonas donde se acumula el radionúclido se llaman “puntos calientes”. Pueden ser un signo de afecciones como tumores óseos cancerosos y cáncer óseo metastásico. Se trata de un cáncer que se ha extendido desde otro lugar, como los pulmones, a los huesos. Otras afecciones son las relacionadas con el hueso. Entre ellas se encuentran la infección ósea y las lesiones óseas que no se ven en las radiografías habituales.

¿Por qué podría necesitar una gammagrafía ósea?

Las gammagrafías óseas se utilizan con mayor frecuencia para buscar la propagación del cáncer. El hueso que rodea al cáncer aparecerá como un punto caliente en una gammagrafía ósea. Esto se debe al aumento de la actividad ósea en la zona de las células cancerosas. La gammagrafía ósea también se puede utilizar para ver la cantidad de cáncer que hay antes y después del tratamiento y determinar si el tratamiento está funcionando.

Otras razones para realizar una gammagrafía ósea pueden ser:

  • Evaluar lesiones o daños óseos cuando las radiografías habituales no muestran el problema

  • Encontrar fracturas difíciles de localizar

  • Determinar la antigüedad de las fracturas

  • Detectar o evaluar la infección ósea (osteomielitis)

  • Buscar la causa de un dolor óseo inexplicable

  • Detectar y evaluar afecciones como la artritis y los tumores óseos

Puede haber otras razones por las que su proveedor de atención médica le recomiende una gammagrafía ósea.

¿Cuáles son los riesgos de una gammagrafía ósea?

La cantidad de radionúclido que se inyecta en la vena para el procedimiento es lo suficientemente pequeña como para que no sea necesario tomar precauciones contra la exposición radiactiva. La inyección del trazador puede causar una ligera molestia. Las reacciones alérgicas al trazador son raras, pero pueden ocurrir.

Es posible que haya otros riesgos, según la afección específica. Asegúrese de que su proveedor de atención médica conozca todas las afecciones que sufre antes del procedimiento.

¿Cómo me preparo para una gammagrafía ósea?

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento, y usted puede hacer preguntas. Haga una lista de preguntas e inquietudes para discutir con su proveedor de atención médica antes del procedimiento. Considere la posibilidad de llevar a un familiar o amigo de confianza a la cita médica para que le ayude a recordar sus preguntas e inquietudes y a tomar notas.  

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento, en el que dará su permiso para que se realice la prueba. Lea el formulario atentamente y haga preguntas si algo no está claro.

  • Por lo general, no se necesita ninguna preparación, como no comer o no tomar medicamentos antes de la gammagrafía ósea.

  • Informe a su proveedor de atención médica, al radiólogo o al técnico si es alérgico o sensible a los medicamentos, a los medios de contraste o al yodo.

  • Dígale a su proveedor de atención médica si está embarazada o sospecha que puede estarlo.

  • Avise al proveedor de atención médica si está amamantando.

  • Asegúrese de que su proveedor de atención médica tenga una lista de todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y de todas las hierbas medicinales, vitaminas y suplementos que está tomando.

  • Según su afección, es posible que su proveedor de atención médica le dé otras instrucciones sobre qué hacer antes de la gammagrafía ósea.

¿Qué ocurre durante una gammagrafía ósea?

La gammagrafía ósea puede realizarse en forma ambulatoria o mientras usted está hospitalizado. Los procedimientos varían según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

Generalmente, una gammagrafía ósea sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite la ropa, las joyas u otros objetos que puedan entorpecer la obtención de una imagen. Es posible que le coloquen en la muñeca un brazalete con su nombre y un número de identificación. Puede que le coloquen un segundo brazalete si tiene alguna alergia.

  2. Si le piden que se quite la ropa, le darán una bata para que se coloque.

  3. Se le colocará una vía intravenosa en la mano o el brazo para inyectar el marcador radiactivo.

  4. El trazador se inyectará en la vena. Se dejará que el trazador se acumule en el tejido óseo durante un período de 1 a 3 horas. Es posible que se le permita pasear o incluso salir del centro durante este tiempo. No será peligroso para otras personas, ya que el trazador emite menos radiación que una radiografía estándar.

  5. Durante el periodo de espera, deberá beber de 4 a 6 vasos de agua para ayudar a eliminar el trazador que no se acumule en el tejido óseo.

  6. Si su gammagrafía ósea se realiza para buscar una infección ósea, se puede realizar una serie de gammagrafías justo después de la inyección del trazador. Se realizará otra serie de exploraciones después de que el trazador se haya acumulado en el tejido óseo.

  7. Cuando el trazador se haya acumulado en el tejido óseo durante el tiempo adecuado, se le pedirá que vacíe la vejiga. Esto se debe a que una vejiga llena puede distorsionar los huesos de la pelvis y puede resultar incómoda durante la exploración.

  8. Se le pedirá que se quede inmóvil en una camilla de exploración acolchada. Cualquier movimiento puede afectar a la calidad de la exploración.

  9. El escáner se moverá lentamente por encima y alrededor de usted varias veces mientras detecta los rayos gamma emitidos por el trazador en el tejido óseo.

  10. Es posible que se le cambie de posición durante la exploración para obtener determinadas vistas de los huesos.

  11. Una vez finalizada la exploración, se retirará la vía intravenosa. La exploración de todo el cuerpo dura aproximadamente una hora.

Aunque la gammagrafía ósea en sí misma no causa dolor, el hecho de tener que permanecer inmóvil durante todo el procedimiento puede resultar incómodo, sobre todo si recientemente se sometió a una operación o tuvo una lesión. El técnico hará uso de todas las medidas de comodidad posibles y completará el procedimiento cuanto antes para reducir cualquier molestia o dolor que tenga.

¿Qué ocurre después de una gammagrafía ósea?

Muévase lentamente al levantarse de la camilla del escáner para evitar cualquier mareo o aturdimiento.

Se le indicará que beba mucho líquido y que vacíe la vejiga con frecuencia durante las 24 a 48 horas posteriores a la exploración. Esto ayudará a eliminar el trazador restante del cuerpo.

Se comprobará que la zona de la inyección no presente ningún signo de enrojecimiento o inflamación. Si nota algún dolor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección después de irse a casa, debe decírselo a su proveedor de atención médica. Puede ser un signo de infección u otro tipo de reacción.

No debe someterse a ningún otro procedimiento con radionúclidos durante las siguientes 24 a 48 horas después de la gammagrafía ósea.

A menos que el proveedor de atención médica le indique algo diferente, podrá retomar su dieta y sus actividades habituales.

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones después del procedimiento, según cuál sea su situación.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Neil Grossman MD
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Stacey Wojcik MBA BSN RN
Última revisión: 4/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.